Inicio

|

Nuestros mercados

|

Cuidado de la piel

Nuestros mercados

Cuidado de la piel

Después de cada ducha diaria es importante hidratar nuestro cuerpo. Aplicar leche hidratante mediante pequeños masajes por todo el cuerpo sólo nos costará 5 minutos y ayudará a nuestra piel a conseguir el tacto y brillo deseados.

Una vez a la semana más o menos, es importante que mecánicamente realicemos en la ducha una exfoliación. Limpiar las células muertas mejora la suavidad de nuestra piel y la prepara para la hidratación diaria.

Complementar la hidratación con un buen masaje semanal, consigue estimular la piel y los músculos, a la par que ayuda a eliminar tensiones y a conseguir una relajación mental y física.

En muchas ocasiones, un baño semanal en nuestra propia bañera, puede sustituir al masaje que puede ser en ocasiones, menos accesible por diferentes motivos. Baño en el que podemos ampliar los efectos nutritivos, tonificantes y/o relajantes con la ayuda de aceites, sales y cambios de temperatura.